Cada año se desechan mil millones de neumáticos en el mundo y sólo el 20% se recicla, convirtiéndose en un grave problema ambiental, ya que pueden tardar hasta mil años en desagradarse.

Sin embargo este problema podría solucionarse gracias al descubrimiento de un joven estudiante de medicina chileno que descubrió una bacteria que es capaz de «comerse» el caucho.

Tras años de investigación Jorge Miles en compañía del profesor Patricio Ñúñez lograron aislar una bacteria capaz de convertir el caucho en alcoholes o azúcar, haciéndolo inmediatamente reutilizable.

«Estamos frente a una investigación que puede cambiar el mundo», afirmó Tomás Pérez-Acle, investigador del Instituto Milenio CINV.

Con el descubrimiento de esta bacteria denominada Rodococus, se reduciría el tiempo de degradación del caucho de 500 años a sólo algunos meses.

Ahora el joven científico viajará a Alemania a competir en un congreso con su descubrimiento.

Deja un comentario